4 razones para practicar deportes extremos

El mundo de los deportes extremos atrae sobre todo a aquellos que buscan actividades físicas en cuya práctica encontrarán  riesgos. Son deportistas, la mayoría jóvenes, que quieren sentir adrenalina. Por ejemplo, la que se siente al lanzarse de un avión con un paracaídas, o la que produce un viaje en moto a toda velocidad o porqué no, la que produce lanzarse a un precipicio haciendo bungee jumping.

Se pueden practicar en la nieve, como el snowboard; sobre el agua, como el kayak; sobre la arena, como el sandboard y en el cielo, como las alas delta. No hay un número determinado de deportes considerados extremos, pero en una lista del portal 20Minutos se citan al menos 27.

La práctica de deportes extremos demanda precisión. Por eso, cuando alguien comienza a practicarlos, se vuelve mucho más detallista y observador de los procesos y de los detalles, para que nada falle. Esto, a largo plazo, puede terminar convirtiéndose en un un  hábito que repliques en tu día a día.

Podrás superar miedos e inseguridades

Las personas que practican estos deportes experimentan la sensación de haber desafiado y ganado una batalla al peligro. Una vez que se enfrentan situaciones de riesgo y adrenalina, las personas se pueden sentir más motivadas y dejar de lado los miedos que sentían antes, cuando no se atrevían a dar el paso.

Descargar adrenalina te hará sentir bien

Cuando practican estas actividades, los deportistas elevan su nivel de alerta y ejercitan su capacidad de reacción. Además, los deportes extremos inducen a un estado de bienestar momentáneo gracias a la liberación conjunta de serotonina y endorfinas que provocan una sensación de bienestar, felicidad y placer.

Te volverás más disciplinado

Todos los deportes fomentan la disciplina en los seres humanos. Los deportes extremos también. Si los practicas, podrás afianzar hábitos de buenas alimentación. Además adoptarás responsabilidades de entrenamiento con un mayor nivel de compromiso. Mientras más practiques, serás mejor deportista y claro, lo harás mucho mejor y con menos probabilidad de tener accidentes.

Alcanzarás un mejor cumplimiento de logros y metas

Cuando comiences a mejorar en la práctica, podrás irte planteando cada vez nuevas metas y objetivos. Cada vez que los cumplas, irás ganando confianza; incluso mejorará tu autoestima. Además, al alcanzar una meta con nivel de dificultad más alto, te motivará a seguir buscando más retos personales; y esto puede trasladarse al ámbito laboral y profesional

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*