4 cosas que debes saber sobre la Reserva Geobotánica Pululahua

pululahua
Foto: Ministerio del Ambiente

Cerca de la ciudad de Quito se encuentra la única área protegida del país considerada como Reserva Geobotánica, Pululahua. Este lugar guarda una caldera volcánica habitada, algo único en el mundo. Además, su flora, que crece en laderas y quebradas, brinda al visitante una experiencia envidiable al aire libre.

Su extensión es de 3383 hectáreas y en ella se encontrarán varios atractivos:

Cráter y caldera del Pululahua

La caldera tiene forma de herradura. Es el resultado del derrumbe de rocas y tierra acumuladas por las sucesivas erupciones del volcán por el que lleva su nombre. De ella sale el río Blanco que desembocará en el Guayllabamba.

Sendero y área de recreación Moraspungo

Atraviesa un bosque andino que refleja la rica flora y fauna de la reserva. Al finalizar el sendero existe una zona de picnic. Desde allí se tiene una vista privilegiada de la caldera. En el interior de este lugar hay tres cerros: Pondoña, El Chivo y Pan de Azúcar.

Comunidad de Pululahua

El área agrícola de la caldera también se puede ser visitada. En este sitio las familias pueden realizar varias actividades recreativas.

Mirador Ventanillas

Es el lugar más cercano y de fácil acceso para observar el paisaje de la reserva.

Hornos de cal

Son antiguas instalaciones ubicadas en el sector de El Bucal.

Se recomienda utilizar ropa bien abrigada, una chompa impermeable y unas botas para caminata. Además de los paseos en bicicleta y las hermosas fotografías que se pueden capturar, hay la opción de quedarse en campamento.

 Para llegar a este sitio se debe tomar la ruta Quito – Calacalí. Se ingresa por Moraspungo. Desde este punto, falta un recorrido de alrededor de 30 minutos hasta llegar a la caldera. La vía tiene muchas curvas y fuertes pendientes. Se debe manejar con precaución.