Los ‘años viejos’ una tradición de fin de año muy ecuatoriana

Conoce su origen

Fuente: Pixabay.

Seguramente te has preguntado antes si la quema de monigotes o como popularmente se los conoce ´años viejos´ se realiza en otros lugares del mundo. Y la verdad es que hay versiones similares en países como: México, Colombia, Venezuela, Perú y Uruguay, pero ninguna con la esencia pintoresca nuestra. Se dice que esta costumbre y tradición está más arraigada en Ecuador por la antiguedad de esta práctica que data del siglo XIX  y superaría a los demás lugares que la tienen. El primer registro que se tiene de este actividad fue a partir de 1895 durante el primer período de gobierno del presidente, Eloy Alfaro.

Lo que no sabías de su origen

Se dice que la raíz de esta celebración tiene su base en una época en la que la población de Guayaquil estaba siendo amenazada por un brote de fiebre amarilla. En vista de este problema los habitantes de esta ciudad como medida sanitaria confeccionaron atados de paja y ramas con los vestidos de los familiares para quemarlos en la calle y ahuyentar así la peste y que este mal no ingresara a sus hogares.

Desde entonces esta práctica de los muñecos se convirtió en la representación de lo viejo y el inicio de lo nuevo. Luego se acostumbro a fabricarlos a base de cartón, papel periódico o aserrín. Esta costumbre se popularizó tanto en todo el país que en la actualidad en diferentes ciudades del Ecuador se realizan concursos de años viejos, muchos de los cuales son tradicionales desde hace más de 40 años.

¿Cuál es su significado?

Esta tradición tiene como significado representar en el muñeco hecho de cartón, aserrín  y ropa vieja lo negattivo del año y por eso se lo quema como señal de que se deja atrás lo malo para dar paso a situaciones más positivas en el año que acaba de empezar. Hay algunas familias que prefieren elaborar ellos estas figuras. Sin embargo están los que prefieren quemar algo que les guste y compran en la tradicional calle 6 de marzo monigotes de sus súper héroes favoritos o de los políticos ¨más queridos¨. El año pasado algunas de las figuras más vendidas eran las del alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot y el de los ex presidentes Rafael Correa y Abdalá Bucaram.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*